No dudes, llámame.

806 474 580
VISA- 960 967 034

VISA- PVP Normal de una llamada a fijo de Nacional 15min/17€ - 25min + 5min gratis /28€
806- Precio max.minuto 1,21r.f. y 1,57r.m impuestos incluidos

Séptimo ejercicio para desarrollar la videncia

Último ejercicio para entrenar la videncia, explicado por nuestra Tarotista Buena

 

El séptimo ejercicio para entrenar y practicar nuestra habilidades relacionadas con la videncia será el último que veamos, pero eso no significa que tengáis que abandonar las prácticas o los ejercicios continuos. Esto ya os lo explicaremos mejor en el artículo de despedida del curso, pero de momento, pasaremos a contaros cómo debéis enfocar el final del curso y este complejo aunque muy interesante artículo.

 

Dependiendo del trayecto que hayáis seguido hasta llegar aquí, seguramente encararéis este ejercicio de una manera o de otra. Este curso trata de ser para todo el mundo, tanto para aquellos que, por fortunas de la vida, han nacido con el don de la videncia, como para aquellos que, como la mayoría de la gente, no han disfrutado de estos dones que todos y todas somos capaces de adquirir con el entrenamiento adecuado.

 

Nunca debéis rendiros, por eso no dejamos de repetir las mismas pautas en los ejercicios, para que adquiráis unos hábitos y para que, tanto si sois hábiles en estas artes, como si os cuestan un poco más, podáis sentir que avanzáis, ya sea lentamente o muy rápidamente.

 

Elemento indispensable para el ejercicio, según nuestra Vidente

 

Este ejercicio requiere de un elemento que, dadas sus características, puede ser, o muy sencillo de encontrar, o muy complicado. Lo bueno es que su descripción es lo suficientemente amplia para que muchas cosas se puedan adaptar a ella, así que pasamos a explicároslo.

 

Las características tienen que cumplirse, pero puede ser cualquier cosa que queráis, y nos explicamos: La idea principal es que tiene que ser algo de un tamaño suficientemente pequeño para que lo podáis coger con una mano y con facilidad, pues tendréis que manipularlo y moverlo según os digamos. Por otra parte, tiene que ser un tipo de cristal con aristas que puedan reflejar la luz de formas concretas, preferiblemente algo pequeño, aunque se puede hacer con un cristal un poco más grande. Lo que siempre recomendamos en este ejercicio es un anillo que tenga un diamante engarzado, por ejemplo, ya que lo podemos sujetar sin problemas con una mano y y tiene el cristal con aristas que necesitamos. Por supuesto, si disponéis de un prisma no muy grande, también puede valer, pues, refleja la luz y tiene esquinas mediante las cuales se puede hacer algo similar a lo que os estábamos comentando.

 

Obviamente, también tendréis que disponer de una fuente de luz. Sería mejor y más recomendable que fuera luz natural, pero si no hay opción se puede gastar una luz artificial sin problema, siempre que el ejercicio tal y como os lo describimos se pueda realizar.

 

Séptimo ejercicio para entrenar la Videncia, por nuestra Tarotista Buena

 

Bueno, pues cuando tengáis el objeto que necesitáis y creáis estar en el estado físico y mental adecuado, ya podéis pasar al ejercicio de videncia que os recomendamos en este artículo. Para ello, lo primero que tenéis que hacer es que el objeto elegido refleje la fuente de luz que hayáis preferido. Debéis conseguir que la luz se refleje de tal manera que haya puntos de luz que creen destellos en le objeto antes mencionado. Recordad que cuanto más pequeño sea el punto de luz en el que poséis vuestra mirada, más posibilidades tendréis de acceder a vuestra videncia.

 

Dicho esto, enfocad vuestra mirada en el punto de luz y miradlo fijamente. Manteniendo la calma y la serenidad, debéis tratar de mirar más profundamente, analizando sus colores, los destellos que hay en su interior, unos pequeños rayos que pueden aparecer, etc.

 

Debéis tratar ahora de expandir esos destellos, de introduciros en ellos sin temor y de hacer que os rodeen, por así decir. En el interior de estos destellos podéis descubrir otros pequeños puntos de luz, de un tamaño inferior, claro, en los que también podréis penetrar o al menos tratar de ampliarlos y mirarlos con más minuciosidad.

 

Una vez conseguido, podéis relajar la mirada y devolverla al estado natural, para a continuación repetir este ejercicio cuantas veces podáis, sin forzar la vista ni cansaros en exceso. Es preferible que lo intentéis varias veces en espacios separados de tiempo, que forcéis la vista y se os acaben cansando los ojos o que os lleguen a molestar.

 

Bien, pues si habéis llegado hasta aquí, es muy probable que hayáis conseguido alcanzar algún grado de videncia, puesto que este es el ejercicio con el que más probable es obtener videncia o visiones. Si no ha sido así, no os rindáis, seguid practicando y seguro que, poco a poco, obtenéis los frutos de tan arduo entrenamiento.

Precio máx. minuto: 1,21€ red fija: 1,57€ red móvil. IVA incl. KOAL8O,S.L.  Aptdo. 15 - 12400, Segorbe, Castellón. MAYORES DE 18 AÑOS. 

Back to top