No dudes, llámame.

806 474 580
VISA- 960 967 034

VISA- PVP Normal de una llamada a fijo de Nacional 15min/17€ - 25min + 5min gratis /28€
806- Precio max.minuto 1,21r.f. y 1,57r.m impuestos incluidos

Introducción - Ejercicios para entrenar la videncia

La videncia, por costumbre y tradición, se ha considerado un don que está destinado únicamente a unas pocas personas que han tenido la gracia de nacer con él, pero la realidad es bien distinta. Esto se ha descubierto con el tiempo, por supuesto, pues nadie podía imaginar que cualquiera podría entrenar esta habilidad, como si algo más tangible se tratara.

 

Antes de nada, debemos explicar qué es la videncia, para que todos los que no lo tengáis claro podáis tener una idea más concreta sobre esta fantástica habilidad. Debéis saber que la videncia es la capacidad o habilidad que tienen algunas personas para ver escenas del futuro, del presente o del pasado, ya sea con ellos mismos de protagonistas, ya sea de cualquier otra persona o cosa. Las videncias, es decir, las visiones de estos tiempos pasados o futuros, vienen en forma de imágenes en el aire o en ciertos objetos que se prestan a ello. Para que lo comprendáis bien, estas videncias en realidad serían como si pudiéramos ver a través de una ventana otra dimensión, en la que el tiempo no es el que estamos viviendo actualmente, por lo que nos podrían dar información útil para nosotros o para otra persona.

 

La videncia explicada en parte por la ciencia

 

Pues bien, según muchos estudios que se han realizado en referencia a la videncia, esta se produciría gracias a los bastoncillos que tenemos en los ojos, que son unas células capaces de captar distintas intensidades de luz, aunque se saturan con gran cantidad de esta. Estas células, sensibles a la luminosidad, nos permiten ver cuando hay poca luz, captando los pocos detalles que podamos ver cuando está la luz apagada y aprovechando esos pequeños resquicios de brillo que pueda haber en el ambiente.

 

Teniendo esto en cuenta, es más sencillo ver el porqué de que muchos y muchas videntes consigan videncias cuando ven un destello, una luz, un reflejo, o incluso cuando recuerdan una luz en sus cabezas. Entrando ya en materia, cuando vemos una fuente de luz de cualquier tipo y fijamos la mirada en ella, cuando nos relajamos y centramos la vista en esa luz, tratando de penetrar en ella, es cuando podemos empezar a entender lo que es la videncia, ya que será entonces cuando tendremos más posibilidades de conseguirlo.

 

La videncia de Nacimiento

 

Esto no siempre es así, pues la videncia también le llega de forma natural a la gente. Hay personas que han nacido con esta habilidad, como hay gente que nace con un mejor oído o más agilidad. El cuerpo humano es maravilloso, y la videncia solo es una más de las impresionantes habilidades que podemos llegar a alcanzar. Pues bien, la gente para la que tener videncias es algo natural podría conseguirlo sin necesidad de ayudas externas, pero esto es debido a que esa habilidad es algo que les ha acompañado desde siempre, por lo que su cuerpo está listo para hacerlo más fácilmente.

 

Pero bueno, esto no os debe desanimar, pues cualquiera, con un poco de entrenamiento, podría desarrollar esta habilidad hasta poder usarla de forma sencilla, aunque en este caso sí que deba ayudarse de algo externo a si mismo.

 

Para eso os vamos a enseñar y recomendar unos ejercicios para la videncia, para que poco a poco entrenéis vuestros sentidos, concretamente vuestros ojos y vuestra mente. Seguro que si los seguís podréis, con el tiempo, conseguir esta ansiada habilidad que es codiciada por muchos y por muchas.

 

Cómo nos ayuda el Tarot en la videncia

 

Antes de terminar, nos gustaría hacer un pequeño apunte sobre la relación existente entre el tarot y la videncia, pues a priori puede parecer que no tengan ninguna relación, y esto no es del todo cierto. Una de las mejores consultas que os pueden realizar cuando asistís a una consulta de Tarot, es cuando se mezcla la videncia con cualquier variedad de Tarot. Esto se debe a que ambos son complementarios y perfectamente capaces de trabajar en equipo, sobre todo si la persona encargada de tirar las cartas es un vidente competente.

 

¿Porqué es esto así? Pues esto se debe a que ambas técnicas tienen fortalezas y flaquezas que se pueden complementar mutuamente. Por una parte, la videncia puede acceder a lugares a los que el Tarot, por su carácter fundamentalmente de consejero, no puede llegar. Con la videncia se pueden ver situaciones que nos darán pistas sobre quien está involucrado, el tiempo o los lugares en donde puede ocurrir, pero será el Tarot el que guiará hacia el camino que se debe escoger, así como las decisiones y las recomendaciones para llegar hasta cierto punto del futuro.

 

Bueno, esperamos que os haya quedado claro cómo la videncia puede ayudarnos en cualquier ámbito, así que consultad nuestros ejercicios de videncia para ir entrenándola. Seguro que poco a poco notáis los cambios y la mejora en vuestra capacidad para entrar en esa dimensión desconocida que tan solo se puede acceder mediante la videncia.

Precio máx. minuto: 1,21€ red fija: 1,57€ red móvil. IVA incl. KOAL8O,S.L.  Aptdo. 15 - 12400, Segorbe, Castellón. MAYORES DE 18 AÑOS. 

Back to top